Ana

Quiero agradecer a Luis su paciencia y su saber hacer. Me he dado cuenta que al final se ahorra dinero (palos de ciego) con cursos presenciales y además se aprende mucho porque aportas un bagaje propio de conocimientos que es digno de aplaudir.