Guía de compra de cámaras sin espejo APS-C

Las cámaras sin espejo están sustituyendo a las cámaras réflex. Tienen muchas más ventajas y son el presente desde hace años. Hay marcas como Sony, Fuji, Olympus y Panasonic hace años que se volcaron totalmente en las cámaras sin espejo y abandonaron el mundo réflex. Canon y Nikon ya lo están haciendo, tarde, pero han visto lo irremediable. El espejo de las réflex es un lastre y hay que adaptarse a las nuevas tecnologías. ¿Todavía no te ha quedado claro que no debes comprarte una réflex? No, no te compres una réflex. Cómprate una cámara sin espejo. Para mi son mejores y voy a contar brevemente por qué:

El espejo es su principal diferencia. Las réflex tienen espejo que refleja la luz, de ahí su nombre. También en el espejo tienen el sistema de enfoque, que tantos dolores de cabeza nos ha dado por existir errores de medición (backfocus y frontfocus). Es un elemento mecánico y que tiene pocas opciones tecnológicas.

Las cámaras sin espejo (también llamadas evil o mirrorless) obviamente no tienen espejo. Es el propio sensor el que enfoca y transmite al visor electrónico lo que se ve a través del objetivo y no existe error de interpretación de la distancia exacta a la que ha de enfocar. Además reconoce formas, como caras y ojos y priorizar en ellos el enfoque y realizar un seguimiento. El espejo de las réflex no puede hacer esto. También miden la luz exacta mostrando el histograma en tiempo real pudiendo ajustar la cantidad exacta de luz que quieres que tenga tu fotografía. El espejo tampoco puede hacer esto. Para rematar, las fotografías son más nítidas en las sin espejo debido a que la distancia entre el sensor y el objetivo es menor. Son solo algunas de las ventajas que abren un mundo nuevo.

¿Quieres saber más? Hablo de estas diferencias más ampliamente en otro artículo.

Las cámaras con sensor APS-C son la gama de aficionado que busca un equilibrio entre calidad, tamaño y precio. En este segmento es donde más opciones hay porque ahora ya existen en todas las marcas. En este segmento destacan Sony y Canon. Fuji también tiene cámaras estupendas pero ni tienen las ventas de las dos anteriores ni creo que están pensadas para aficionados iniciados. Hace solo 1 año Nikon -por citar un ejemplo- no tenía ninguna y parece que en 2020 va a presentar otra más al menos.

Al igual que en las réflex, existen gamas con un abanico de precios enorme según nuestro presupuesto. Os voy a dar algunas recomendaciones de cámaras que me parecen muy interesantes. Algunas las tengo o las he tenido y muchas he tenido opción de manejarlas en mis talleres y viajes.

 

NOTA: Para ver el precio actualizado y poder compararlos entre ellos es necesario que desactives el bloqueador de anuncios si lo tienes activado. Tranquilo, no verás ventanas emergentes ni publicidad extra. Los precios y enlaces son de Amazon y si los compras a través de ellos tendré una pequeña comisión que ayudará a mantener este blog y a ti no te incrementa el precio. ¡Gracias!.

 

Sony: Líder sin dudas de este sistema en prestaciones. Cierto es que no son las más bonitas del mercado -nada que ver con Olympus o Fuji- pero tienen seguramente la mejor tecnología, el mejor enfoque y la mejor calidad de imagen del mercado. Y eso pesa mucho.

Tiene la serie 5000 que no recomiendo porque no tiene visor, solo pantalla. Además, sin ser oficial, parece que ya lo ha abandonado. Una cámara fotográfica sin visor para alguien que le guste realmente hacer fotografías se queda muy corta para componer correctamente y poder ver a pleno sol la fotografía que voy a hacer. Si eso ya nos pasa a todos en la enorme pantalla de un móvil imagina en una pantalla más pequeña y de peor calidad. Acabas disparando a ciegas.

La serie 6000 tiene cámaras de precios y prestaciones muy dispares. La verdad que deberían haber planteado la nomenclatura de una forma más fácil de entender, porque por ejemplo la a6100 es más moderna que la a6000 pero la a6300 es más antigua que la a6100 y la 6400. Y esto genera muchas dudas.

Independientemente, si lo centramos en gamas y las más modernas quedaría así: a6000 (iniciación económica), a6100 (iniciación avanzada), a6400 (gama media) y a6500 (gama alta).

 

 

Toda la serie tiene enfoque al ojo, incluso las más sencillas, y las a6100, a6400 y a6600 además enfoque al ojo de animales. La más equilibrada a mi juicio es la a6400. Tiene unas estupendas prestaciones y es una cámara que no te la acabarás si quieres hacer fotografías creativas y utilizar modos manuales. Las más sencillas a6000 o la a6100 (superior a la a6000) son estupendas opciones aunque tengan muchas opciones manuales. La a6500 y la a6600 (las únicas con estabilizador en el cuerpo) está en un rango de precios y carecen de una buena gama de objetivos luminosos que es más aconsejable quizá ir a por una Full Frame como la a7 iii y combinarla con objetivos Tamron f2.8.

Sony -insisto- tiene la mejor calidad de imagen y el mejor enfoque del mercado con diferencia. Sus objetivos también son de los mejores. Por eso sus precios son más caros en conjunto que, por ejemplo, los de Canon, de la que hablaré a continuación. Mayores prestaciones, mayor precio. Consulta la Guía de compra objetivos para Sony sin espejo de formato APS-C.

Canon: La otra opción más interesante tras Sony. Cierto es que se le esperan novedades y recientemente actualizó las cámaras sin visor (cosa que ninguna otra marca hace) pero tiene una relación calidad-precio muy buena y se venden muchas. La que más destaca por prestaciones y precio es la EOS M50. Luego tenemos la M5 que es la gama alta (pero claramente inferior a las Sony a6400, a6500 y a6600) junto con la M6 mark II, que es la más moderna pero no me gusta porque no tiene visor y es algo que considero un grave error. La M100 y M200 tampoco tienen visor pero si quieres una cámara pequeña y que te quepa en un bolsillo, son perfectas.

 

Tiene una gama decente de objetivos pero para tener tamaños pequeños y precios económicos han tenido que sacrificar algo de calidad y luminosidad. Aún así, son muy buenas opciones. Consulta la Guía de compra objetivos para Canon sin espejo de formato APS-C).

 

Fuji: Es el escalafón que hay entre las Sony y las Canon. Muy buenas cámaras, robustas, con muchas funciones y gran calidad de imagen. Para mi su problema, y es una opinión personal con la que puedo estar equivocado debido a que no las he probado lo suficiente, es que han querido embutir la calidad de una Full Frame en un sensor APS-C. El resultado es objetivos muy buenos con gran luminosidad, pero muy grandes, pesados y caros en comparación con sus rivales y, sobre todo, cercanos a los precios y tamaños de muchos Full Frame de similares características. Por poco más dinero, tamaño y peso tienes un equipo similar en Full Frame que le gana en calidad. Como comentaba anteriormente, pienso que muchas (como la XT-3 y la XT4) no están pensadas para aficionados por su raro manejo, en concreto con la selección de modos de prioridad de diafragma y velocidad. Pese a ser una buenísima opción, Fuji no ha obtenido la cuota de mercado que esperaba y ha hecho que algunas marcas como Tamron que fabrican objetivos haya decidido no sacar objetivos con montura Fuji.

Las más recomendables son la Fujifilm X-T30, Fujifilm X-T3 y la Fujifilm X-T4.

 

Nikon: Actualmente solo tiene un modelo que se presentó en octubre de 2019 tras una agónica espera.  Parece que va a presentar más próximamente. Actualmente solo tiene 2 objetivos -y básicos- para este sistema, teniendo que usar un adaptador para utilizar los objetivos réflex. Por esto, salvo que ya tengas objetivos de montura Nikon, no la puedo recomendar. Tiene aún mucho camino por recorrer en el ecosistema de objetivos y modelos de cámaras. Ese único modelo es la Z50 y por lo que la he tocado, tiene carencias en prestaciones que sus equivalentes en Sony, Canon o Fuji no tienen.

 

 

Olympus/Panasonic: Aunque son del sistema m4/3 he decidido incluirlas en este artículo porque son muy parecidas. Este sistema usa un sensor aún más pequeño y sus objetivos y cámaras son por ello más pequeñas que en las APS-C. En este sistema Olympus destaca por cuota de mercado, muy por encima de Panasonic, que también utiliza la misma montura. Es decir, todos los objetivos de Olympus y Panasonic con compatibles entre sus cámaras.

Cuando planteé en mi cabeza este artículo hace tan solo 1 mes todavía no había saltado la noticia que Olympus había vendido su división fotográfica. Son unas cámaras muy bien acabadas, con muchas prestaciones, las más pequeñas, precioso aspecto retro y con objetivos casi siempre de una gran calidad. Con un futuro tan incierto y aún siendo unas cámaras estupendas -quizá quien mejor entendió y aplicó las ventajas del nuevo sistema sin espejo- no puedo recomendarlas por la incertidumbre que hay sobre la continuidad del sistema, al menos con Olympus. Invertir cientos o miles de euros en un sistema que no sabes si en unos pocos años dejará de tener soporte y quedar abandonado no es algo que pueda recomendar sin advertir. Panasonic ha sacado otro sistema y tampoco se había volcado tanto en el m4/3 como Olympus. Obviamente está el mercado de segunda mano y queda lo que Panasonic decida hacer y cómo continuar. No son buenos tiempos para este sistema y es una pena.

Independientemente mis recomendaciones de cámaras Olympus serían la OM-D E-M10 Mark III y la más avanzada OM-D E-M5 Mark III. En el caso de Panasonic, la Lumix DMC-GX80K y la Lumix DMC-G7

 

Cualquier duda puedes escribir un comentario y te la resolveré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *