Filtros fotográficos indispensables para paisaje IV: el protector/UV

El filtro protector o UV es un filtro incoloro y trasparente que protege la lente fontal del objetivo frente al polvo, agua, manchas, golpes o rayas. Aunque no realice ningún efecto puesto que no altera la luz que entra al objetivo, lo considero muy necesario para proteger al objetivo en paisajes, sobre todo en ambientes con agua, polvo, arena y rocas.

En la era del carrete se llamaba filtro UV (o Skylight si tenía una ligera dominante cálida) para fitrar las radiaciones UV que daban un aspecto azulado a las  fotografías en carrete, las cuales no afectan a la fotografía digital. Por eso en las cámaras digitales se le llama directamente filtro protector en detrimento de UV.

Mucho se ha hablado sobre la pérdida de calidad que puede provocar el uso de este filtro. Algunos fotógrafos prefieren conservar toda la calidad del objetivo y arriesgarse y no utilizar un filtro protector, exponiendo la lente frontal a accidentes, suciedad o inclemencias. Yo prefiero arriesgarme a perder algo de calidad (que casi nunca es perceptible) en pro de la conservación del objetivo: si el filtro se raya por la arena de la playa es tan sencillo como comprar un nuevo filtro que es muchísimo más barato que el objetivo. Así siempre conservas el objetivo en un perfecto estado óptico, casi como nuevo. Si quieres leer más sobre este tema, te recomiendo esta lectura.

El filtro protector o UV es el único filtro que siempre va solo. Si queremos usar un polarizador, un ND o un degradado, éstos ya hacen la función de protector. Por tanto, si vamos a utilizar algún otro filtro, quita siempre el protector para conservar la mayor calidad óptica. Si necesitas un efecto concreto que resulte de la combinación de 2 filtros (como un Polarizador y un degradado, o un degradado y un ND, por ejemplo) se hace necesario utilizar esos 2 filtros a la vez. A veces incluso se requieren utilizar 3 filtros para resultados concretos. Pero nunca juntéis un filtro protector con otro filtro, ya que el resultado no varía de usar el protector a no usarlo y si que podríamos tener una merma en la calidad.

Recuerda que para mantener la máxima calidad posible los filtros siempre han de ser de marcas reconocidas, como B+W, Lee, Hoya, Kenko, Marumi, Haida o Nisi. Si a un objetivo de 500 euros le ponéis un filtro de 6 euros, es como si le ponéis el vidrio de un vaso a vuestro objetivo: la calidad del filtro debe estar acorde con la de la óptica para no perder calidad en nuestras fotografías. Por ello suelen haber gamas de calidades de un mismo tipo de filtros. No escatiméis en ello: la calidad de vuestras fotos depende del peor de los vidrios que tenga entre el sensor y lo que fotografiéis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *